CategoriesNoticias

Partes de una bicicleta

¿Te interesa conocer las partes que conforman tu bicicleta? ¿Quieres descubrir las características básicas de estos elementos? Lee con atención este artículo y averigua todos los detalles de la anatomía de las bicis.

La composición de una bicicleta es sencilla, pero guarda determinadas partes que no son conocidas por la mayoría del público. Es cierto que todos tenemos claro lo que es el sillín, las ruedas, las llantas y los cambios de marcha, no obstante, el asunto cambia cuando términos más específicos como el telescopio, el buje o la biela aparecen frente a nosotros.

Partes de una bici: zona del asiento

Empezamos el artículo analizando una de las zonas responsables de la comodidad del pedaleo. Principalmente, la parte del asiento se divide en dos elementos: el sillín y la tija.

Sillín de una bici

Dependiendo del tipo de bici al que nos refiramos, las características del asiento variarán. Cuando la bicicleta sea de paseo, el sillín será más acolchado y voluminoso, primando la comodidad del ciclista.

En bicicletas de carretera, más centradas en la velocidad, la forma del asiento irá encaminada a ganar aerodinamismo. De esta forma, estos sillines presentarán un grosor más fino y pesarán menos. Conoce los tipos de bicicletas existentes en este enlace.

Independientemente de sus características, el sillín siempre tendrá la misma función: sujetar el peso del ciclista, aunque no de forma absoluta, ya que hay puntos de carga dentro de la bici que compensan este factor.

Tija de bicicleta

Cuando hablamos de tija nos referimos al tubo que va unido a la parte inferior del sillín. El material de esta parte suele ser de acero o aluminio y su diámetro es variable. El menor grosor de la tija, implica una peor calidad de la misma. Este elemento de la bicicleta nos permite graduar la altura del asiento para que el movimiento del pedaleo sea el más adecuado para nuestros músculos y articulaciones.

La zona del cuadro es otra parte de la bici

Sin duda, la columna vertebral de la bicicleta es el cuadro de la misma. Las estructuras de acero, aluminio u otro tipo de material que la componen son las encargadas de que las distintas partes de la bici se unan. Lo que se pretende con la creación del cuadro de la bicicleta es conseguir una estructura rígida capaz de soportar grandes esfuerzos. Los cuadros están compuestos de tubos y de vainas:

Tubos de los cuadros

Entre las partes de una bicicleta, el cuadro destaca, principalmente, por los tubos que lo forman. Por lo general, la bicicleta contiene tres tubos. El tubo del asiento es aquel donde se deposita la tija del sillín, para ser unida con el eje de los pedales.

De él nacerán los otros dos tubos, el tubo inferior y el tubo superior que se encontrarán en el telescopio (zona que se coloca bajo el manillar). El tubo superior es prescindible, y determinadas bicis no lo incluyen en su cuadro. Por ejemplo, algunas  bicicletas holandesas y eléctricas.

Vainas de los cuadros

Cuando hablamos de vainas, nos referimos a las estructuras metálicas que unen el eje de la rueda trasera con el tubo del asiento (vaina superior) y con los pedales (vaina inferior). En la siguiente foto, puedes apreciar a qué parte de la bici nos referimos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *